ALEJANDRO PÉREZ LUGÍN
compostela

CARLOS PARDO PALLÍN

3 de septiembre de 2018

Algunos investigadores lo identifican como el escolar Samoeiro, de La Casa de la Troya.

Para tan distinguido puesto los eruditos lo alternan con don Adriano Quiñones.

Lugín tambien cita a Pardo Pallín en su relato La Troya y los troyanos, recogido en La corredoira y la rúa (1922).

Don Carlos nace en Lugo en 1869.

Cuando nuestro amigo es un niño chico los Institutos de Segunda Enseñanza eran un orgullo para las villas y ciudades. Mas, en cualquier caso, el largo aprendizaje de Pallin (o Quiñones) se desenvuelve en el distrito de Santiago del cual dependían todas las enseñanzas primarias, secundarias, medias y universitarias. La sumisión gubernativa y presupuestaria era más peliaguda pues muchos de los actos eran presididos por el alcalde o el gobernador civil, jefe politico de de la provincia, y su financiación de algún modo era correspondida y debida porque los renglones de las contabilidades de las instituciones de enseñanza se nutrían con las partidas asignadas en los presupuestos de las diputaciónes y ayuntamientos.

Puerta de Santiago. En lo genérico, el Apóstol es una advocación defensiva para las puertas y entradas en las villas principales; tal cual la de esta imagen que Samoeiro percibiria de continuo cuando retornaba a Lugo.

 

El 28 de octubre de 1885 Pardo Pallín pide al Rector su ingreso en la Facultad de Derecho de Santiago de Compostela; firmando como su representante o tutor don Manuel Rey Blanco (AHUS) y en 1886 se matricula de: Instituciones de Derecho Romano, Economía Política y Estadística y Elementos de Derecho Natural.

En 1891 se examina de Derecho Procesal de 2.º curso y de Derecho Internacional Privado.

Pardo Pallín finaliza su carrera en Santiago haciendo constar que habita en la Puerta de la Pena n.º 11 piso 4.º

Recordaré que en la calle de la Puerta de la Pena, que sigue a la Rúa de la Troya, había un gran número de pensiones y fondas para estudiantes.

El bueno de Samoeiro es una de esas figuras inocentes con una excelente educación recreada por Lugín, que en las jornadas en que introduce a este estudiante no hace más que seguir una falaz tradición española por la que en toda función teatral o zarzuela -O TIMBA- se entremete un "casual"  nunca violento (y las mas de las veces realmente inteligente). Lo grave, el desmadre, se produce en el segundo movimiento de "los malos". Cuando tratan de "recordar" al sesgo y transcribir los papeles del cada cual en la enesima "Troula" en que se le atribuye a un actante cualquiera el nombre civico de un escolar; u otro, u otro, u otro mas: sucias las manos, saturado el pincel y cargadas las tintas, a quien o quienes sólo fueron un evento amical en el acompañamiento "coral" y en el parrandeo nocturnal y vinoso. 

De mi investigación sobre Samoeiro deduzco que este vocablo no es un patronímico sino un alias y que la atribución por la cual se le señala como un disfraz literario de Pardo Pallín o Adriano Quiñones puede ser una falacia... Lo cual no obsta para que los vecinos montañeses de la Puebla del Brollón hayan tomado a respeto y orgullo este -el termino Samoeiro- como titular de su union y de sus asociaciones culturales y rondas.

En fin. El caballero Pardo Pallín que fue secretario del Concello de Lugo durante cuarenta años y también su alcalde accidental, fallecio en 1936 a la edad de 66 años.

 

Lucindo-Javier Membiela

Matias Membiela Pollan

 

* El chaqué era una prenda propia de mañana y tarde para los burgueses y capitalistas en los paseos y las visitas de gran rebumbio; tal cual el bueno de Samoeiro en la novela. Sin olvidar la innovacion que se manifiesta con los sombreros de bombín y la "chaqueta americana".

 

 

 

 

Foto
La Casa de la Troya The House of Troy La Maison de la Rue de Troie La Casa de la Troya Edición Centenario
OBRA PREMIADA POR LA REAL ACADEMIA DE LA
LENGUA ESPAÑOLA
Edición de Lucindo-Javier Membiela
Ilustraciones de Cristina Figueroa